Henry Cotton y su inseparable rueda, en la cancha de prácticas de Las Aves

El primer profesional de Valderrama

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Tenía 70 años y aún conseguía hacer estremecer la goma de un neumático como si fueran los platillos en el redoble final de una poderosa melodía. Era el sello de Sir Henry Cotton cuando trataba de impresionar a propios y extraños durante su época como primer profesional del Real Club Valderrama, sede del Estrella Damm N.A. Andalucía Masters – Fundación Sergio García, que entonces aún recibía el nombre de Las Aves.

Los más veteranos aún tienen grabada a fuego aquella imagen en blanco y negro. Cotton colocaba una rueda en el campo de prácticas de Valderrama y comenzaba a golpearla con el palo de golf. Era su manera de demostrar la fortaleza y solidez que aún guardaban sus manos y muñecas. Porque Cotton, que hoy da nombre al premio que el European Tour concede al Mejor Rookie del Año, era todo un personaje y con sus lecciones, historias y ademanes logró que su vida y la de Valderrama quedaran ligadas para siempre.

Aterrizó en Sotogrande a mediados de los años 70. Como tantos otros británicos, había decidido pasar los últimos años de su vida al calor del sur de Europa. Se instaló en el Algarve portugués, pero salió huyendo cuando estalló la Revolución de los Claveles. Su siguiente parada fue Sotogrande. Allí llevó su sabiduría y una trayectoria plagada de peripecias y experiencias.

Cotton era un gran jugador de cricket cuando a los 16 años, inspirado por su hermano mayor Leslie, lo apostó todo al golf. Era su segundo deporte, pero adivinó entonces que sería una manera más propicia de ganarse la vida. Aún no había cumplido 18 años y ya estaba trabajando como asistente en diferentes campos del Reino Unido. Su legado es extraordinario y lo llevó en sus últimos años a Valderrama.

Encajaron como anillo al dedo. Pedigrí. Lujo. Dandismo. Cotton ganó tres veces el Open Británico (1934, 1937 y 1948), participó en cuatro Ryder Cup (en la edición de 1947 ejerció de capitán y jugador, y en 1953 solo fue capitán) y se impuso en más de treinta torneos en Europa. Pero, sobre todo, era un tipo muy peculiar, un rebelde con causa. No entendía el mal concepto que se tenía de los profesionales de golf y peleó lo indecible para que fueran reconocidos. Era el alter ego en Europa del norteamericano Walter Hagen. Por ejemplo, cuando los clubes no permitían a los profesionales entrar en la casa club ni, por supuesto, usar sus vestuarios, el británico llegaba al aparcamiento en un flamante Rolls-Royce y se cambiaba en el coche. Después, ponía un mantel de cuadros en el suelo, al estilo pícnic, y comía a la vista de todos. Le gustaba vestir ropa cara y a medida, era un bon vivant, bebía champán y comía caviar cada vez que tenía una oportunidad. Le costó mucho alcanzar ese status y, de hecho, no tuvo una infancia sencilla.

Henry Cotton, in action during an Open Championship
Henry Cotton, en acción durante una Ryder Cup

No sólo dejó títulos de golf. Escribió más de diez libros y diseñó muchos campos de golf por todo el mundo. Apoyó causas solidarias, hasta el punto de que se convirtió en uno de los principales benefactores de la Cruz Roja por medio de exhibiciones solidarias. Formó parte de la Royal Air Force durante la II Guerra Mundial, gracias a su formación como piloto de avión, y recibió la Medalla del Imperio Británico a la Máxima Excelencia. Fue nombrado caballero, la distinción más importante que puede recibir una persona que no forma parte de la nobleza.

Su influencia en el golf es infinita. Por ejemplo, en el Open Championship que ganó en 1934 en Royal St George’s salió en la última jornada con diez golpes de ventaja tras entregar en la segunda vuelta un 65 espectacular. Tan asombroso fue el registro que una conocida marca de bola sacó un nuevo modelo con el número 65. En 1980 ingresó en el Salón de la Fama.

Cotton es un personaje único en la historia del golf y en Valderrama pueden encontrar sus huellas… En Valderrama y en algún que otro viejo neumático.

• • •

Ya están a la venta en la web del torneo las entradas para el Estrella Damm N.A. Andalucía Masters 2019 – Fundación Sergio García. El acceso es gratuito para los menores de 12 años acompañados, y hay entradas a partir de 7 € para menores de 17 años y de 18 € para adultos. Más información en la web del torneo y en FacebookInstagram y Twitter.

El Estrella Damm N.A. Andalucía Masters – Fundación Sergio García, torneo del European Tour valedero para la Race to Dubai que se celebra gracias a la imprescindible colaboración del Real Club Valderrama, está patrocinado por Estrella Damm y la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía, además de estar cofinanciado con fondos europeos. El torneo también cuenta con el apoyo de la Diputación de Cádiz, Dubai Duty Free, Rolex, Exterior Plus, La Reserva Club de Sotogrande, Santander Private Banking y Shell. Callaway, Coca-Cola, Enterprise, Grupo Raga, ISDIN, Korporate Technologies Group, Marca, Maui Jim, el Hospital QuirónSalud Campo de Gibraltar, la Real Federación Andaluza de Golf y Volvo son proveedores oficiales. Colaboran también 5J, Gadira, Grupo Joly y Varma.

Información de Contacto

 

 

 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Saber más

Acepto
© 2018 Real Club Valderrama. All Rights Reserved. Designed By Golfenred | Aviso Legal | Privacidad